#tcb27

👋 Hola!

Nueva semana, nuevos discos que recomendar.

Esta semana. Te traigo dos discos bien distintos. El primero es el segundo disco de los Beastie Boys que decidieron llamar Paul’s Boutique, su segundo trabajo después de romperla comercialmente de la mano del productor de moda del hiphop. Con él, deciden darle un puntapié a la mesa de lo que se esperaba de ellos y terminan construyendo una de las piedras filosofales del hiphop. También agrego el tercer disco de Blondie, con el que se convirtieron en una banda fundamental de los ochenta con un disco que está lleno de canciones pop perfectas, algunas de las cuales fueron opacadas por esos hits inolvidables. A veces la vida es injusta. Estamos en ella para revertir esas injusticias y darle play a esas canciones perfectas.

Ojalá te guste la selección de esta semana. Si te gustó, envíame un mail. Siempre me pone contento recibir esos comentarios.

Que tengas una linda semana ✌

Beastie Boys - Paul’s Boutique (Capitol, 1989)

MI0000702882

El debut de los Beastie Boys (Licensed to Ill de 1986) fue uno de esos hechos únicos, irrepetibles y extraños. El batacazo comercial vino de parte de un improbable trío de MCs de clase media alta de Brooklyn -además blancos y judíos- que azotaban guitarras que venían del hardcore y les metían unos samples alucinantes provistos por la producción de Rick Rubin y la promoción del importante sello Def Jam. Entre medio, colaban versos algunas veces irónicos, otras veces derechamente impresentables. La consigna era pelear por tu derecho a pasarlo bien.

Como se sabe, el síndrome del segundo disco indica que muchas veces las bandas la tienen imposible poder salir del éxito comercial que pegaron de entrada. Pero lo maravilloso de la historia de la humanidad es escudriñar en las excepciones a esa regla, como lo hicieron los Beastie Boys con este disco del año 1989 al que le pusieron Paul’s Boutique.

Los Beastie Boys tomaron sus cosas, se fueron de Nueva York, partieron a Los Ángeles, firmaron por una multinacional y reclutaron a unos entonces desconocidos Dust Brothers (nada que ver con los Chemical Brothers, llamados igual al comienzo) quienes soltaron cualquier tipo de amarra que pudieran tener estos raperos y terminaron sampleando a los Beatles, a Led Zepellin, y a cualquier otra cosa que hubiera pasado por sus afiebradas cabezas. El resultado es, para algunos, uno de los tres mejores discos de hiphop de todos los tiempos, redefiniendo por completo el hiphop, incluyendo con gracia elementos de free jazz, cultura popular, y chistes internos.

Escuchar este disco es meter la cabeza en una ensalada de referencias delirantes que terminan funcionando perfectamente, aceitadas. Asumo que uno de los genios olvidados de todo esto es Mix Master Mike, capaz de hacer esto. Después de todo, la banda siempre se trató de 3 MCs and one DJ.

🎧 Si solo tienes tiempo para una canción: Shake your Rump
📻 Lo encuentras completo aquí: Spotify | iTunes Music


Blondie - Parallel Lines (Capitol, 1978)

R-2580199-1327649065.jpeg

Si uno revisa los primeros dos discos de Blondie todavía expelen ese olor neoyorquino y new wave tan Patti Smith y tan Velvet Underground para mirar los sesenta. No parecía ser una banda demasiado particular, sobre todo tomando en cuenta que los músicos sí se tomaban todo bien a la underground, más bien en plan pasarla bien que construir una pieza cultural canónica para las próximas generaciones.

Hasta que publican Parallel Lines en Septiembre de 1978.

Para muchos, Blondie es una banda (hecho que el sello se encargaba de reforzar en sus primeros comunicados de prensa) de singles. Y no sin razón: en Parallel Lines hay canciones tan incombustibles como Heart of Glass o One Way or Another, que de hecho hacen palidecer a buena parte de las canciones de este disco que, en mi modesta opinión, tiene una de las llaves que abrió la puerta para los ochenta. Entonces me parece un poco injusto que canciones hermosas como Pretty Baby, Hanging on the Telephone, o esa fantasía spectoriana de Sunday Girl hayan quedado sepultadas bajo un par de hits interplanetarios.

Parallel Lines es de esos discos que uno debiera tener en casa por cultura general. Porque son buenos, porque las canciones te hacen bailar y porque en todas canta Debbie Harry. Yo no necesito más

🎧 Si solo tienes tiempo para una canción: Hanging on the telephone
📻 Lo encuentras completo aquí: Spotify | iTunes Music

###
Post your comments here