by

33

Volvió la alegría. En realidad no tanto: Van dos discos recomendados llenos de derrotas a distintos niveles. Uno de los Pernice Brothers del que curiosamente nadie se acuerda y uno más o menos nuevo del noruego Sondre Lerche, en que vuelve a intentarlo.

Sondre Lerche – Solo Pleasure (PLZ-MONA, 2017)

La primera vez que escuché a Sondre Lerche fue por ahí por el 2001, en esa época en que varios de nosotros estábamos ansiosos de escuchar más de lo que tenía de allá arriba. Escandinavia producía hermosas melodías pop de baja fidelidad como si se tratara de salchichas. En esa época nos gustaba Röyksopp, nos maravillamos con el primero de los Kings of Convenience. De por esas coordenadas venía Sondre Lerche. Los imaginábamos a todos amigos, vecinos.

En esa época, Sondre Lerche cantaba cosas como esta. Después sacaría un disco con un poco más de producción y siguió componiendo canciones tan bonitas como esta otra. Como si el rol que jugase fuese el de un Elliott Smith del estado de bienestar. Sin sufrimientos, sin dolor. Luego hubo silencio, armó una banda y empezó a fallar la varita mágica del pop. El disco del 2007 era muy pretencioso y, sobre todo, muy aburrido. Dichas coordenadas se mantuvieron por una década. En 2017 sacó Plesure, otro rarísimo experimento electropop donde las melodías se escondían en sintetizadores a todo volumen y producción asfixiante. Lo bueno vino después. Cuando volvió a tomar la guitarra. Reinterpretó sus canciones electropop solo con su guitarra y con algo de rabia para tratar de armarse de nuevo. El resultado es volver al principio, a disfrutar de ese veneno escandinavo pop de siempre.

🎧 Si solo tienes tiempo para una canción: I know something that’s gonna break your heart

📻 Lo puedes escuchar completo aquí: Spotify | iTunes Music

Pernice Brothers – Overcome by Happiness (Sub Pop, 1998)

Este es otro de esos discos perfectos que probablemente estén cubiertos por alguna clase de mal augurio desde el principio. Quizás Joe Pernice se cruzó con una bandada de pájaros volando de izquierda a derecha cuando salía del estudio de grabación. Vaya a saber uno.

No te creas la trampa del título. Más que ser una oda a la felicidad, es un disco lleno hermosos arreglos de cuerdas para esconder las historias triste del amigo Pernice. Unos arreglos tipo Big Star mezclado con la sensibilidad pop barroca de los Zombies y esa actitud displicente que todavía quedaba en los noventa.

Este es uno de los discos que tendría en primera fila si se hubiera publicado en vinilo alguna vez. Pero eran los noventa y a veces los noventa no se van.

🎧 Si solo tienes tiempo para una canción: Overcome by Happyness

📻 Lo puedes escuchar completo aquí: Spotify | iTunes Music