1

Hacía tiempo que quería hacer algo diferente para poder conectarme de manera un poco más personal con gente que estuviera dispuesta a aceptar la loca premisa de tener a un desconocido recomendándole un par de discos a la semana.

Mientras escribo esto, es decir, sin saber lo que van a encontrar en sus correos, hoy hay cerca de cuarenta suscritos esperando que cumpla mi promesa. Una promesa que espero cumplir todas las semanas y que también entiendo como una vía de comunicación. Hay pocos ejercicios más bonitos e íntimos que bucear en la discoteca, seleccionar un par de discos y escucharlos con atención con gente cercana. Este experimento, para mi, significa un poco eso.

Habiendo tantas canciones buenas allá afuera, mi invitación es a compartir esos discos que las contienen. Gracias a todos por la confianza. Espero no defraudar 🙇‍♀️

The Radio Dept – Pet Grief (Labrador, 2006)

El mundo (o la juventud, justo ahora me entró la duda) debiera agradecerle a la ciudad de Lund -ubicada en la parte baja de Suecia- por la creación de ese invento que tantas alegrías juveniles nos dio en los suburbios llamado tetra pak y también por ser la cuna de ese pop triste tan característico de los Radio Dept.

Para buena parte de la crítica (bueno, al menos para la crítica que está dispuesta a oír esta mezcla de shoegaze y dream pop), Pet Grief es el disco más flojo de los suecos. Claro, no tiene la brillantez triste del debut (Lesser Matters, 2003) ni la curiosidad llena de hits del disco que lo sucedería (Clinging to a scheme, 2010), pero a mi me gusta por otras razones. The worst taste in music debe ser de mis canciones favoritas de la banda, y si uno lo escucha de principio a fin, puede imaginarse bailando igual, aunque sea con pena. Vamos, quién no estuvo ahí.

En una entrevista que tuve la suerte de hacerles hace algunos años, contaban que en Pet Grief decididamente incluyeron influencias de Pet Shop Boys para ahuyentar a los fans del shoegaze. También contaban que si votabas por la derecha, mejor ni vayas a sus conciertos. Esta parece ser gente como uno.

Escúchalo: Spotify | iTunes Music

Aztec Camera – High Land, Hard Rain (Sire, 1983)

Es imposible hablar de Aztec Camera sin hablar de Roddy Frame y sin hablar de Postcard Records. La banda (que al momento del lanzamiento de este, su disco debut, ya estaba prácticamente disuelta) es fundamentalmente Roddy Frame, un muchacho de clase baja y mal hablar de los suburbios de Glasgow que Postcards Records adopta en un momento clave, junto con otras bandas del norte como los exquisitos Orange Juice de Edwin Collins, Josef K y los australianos Go-Betweens.

Es un disco de 1983: en esos furiosos años de tecno-pop, y a los 19 años, Frame arma un disco que coquetea con el punk y el pop con canciones perfectas como ‘Oblivious‘, lo más parecido a un hit que tendría nunca la banda. Años después Frame siguió editando discos (incluso uno sería producido por Mark Knopfler de Dire Straits 🤦) y ha tenido una dilatada carrera solista, incluyendo un lindo disco del 2014.

Escúchalo: Spotify | iTunes Music

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *